Sin categoría

Convenio sobre Trabajo Decente de Trabajadoras (es) del Hogar. Entra en vigencia (pero no en vigor)

Hoy se ha publicado en el diario oficial El Peruano el “Convenio sobre el Trabajo Decente para las Trabajadoras y los Trabajadores Domésticos”. Sobre el mismo, en esta oportunidad se brindará breves comentarios sobre la forma cómo se ha aprobado el referido convenio y el fondo de sus disposiciones.

A. Aprobación y efectividad

El Convenio de la Organización Internacional del Trabajo (en adelante, la OIT) fue adoptado el 16 de junio de 2011, en la ciudad de Ginebra, Confederación Suiza, durante la 100º Conferencia Internacional del Trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En ese sentido, tal tratado fue elaborado en el seno de tal organización internacional en la fecha indicada.

Es importante tener en consideración que -definitivamente- con su sola adopción, lo dispuesto en tal convenio no es exigible al Estado peruano puesto que este debe expresar que tal tratado le vincula, conforme a los términos de la Convención de Viena de 1969 (sobre el Derecho de los Tratados) y la Constitución Política del Perú.

Para ello, conforme a lo establecido en el artículo 56º de la Constitución Política del Perú, el tratado en mención fue aprobado por una resolución legislativa del Congreso de la República; y, posteriormente, el mismo fue ratificado mediante decreto supremo.

Finalmente, es sustancial indicar que conforme a los términos del tratado, este entrará en vigor el 26 de noviembre de 2019. En ese sentido, a partir de tal fecha las disposiciones del convenio a favor de los trabajadoras(es) del hogar recién serán efectivas a nivel nacional.

B. Contenido

En su oportunidad -hace 10 años para ser exacto- publiqué (ver aquí) un breve texto en el cual precisé que existían ciertas dificultades para disponer la reposición de una trabajadora del hogar ante un despido discriminatorio, principalmente porque el centro de labor es el espacio íntimo de una familia (y por ello sería invasivo reponer en tal espacio alguien con quien se ha tenido un conflicto que ha llegado a los tribunales).

Pues bien, el convenio objeto de comentario también contiene diversas disposiciones que abordan temas controvertidos. Así por ejemplo en el caso de trabajadoras del hogar cama adentro, resulta particularmente difícil la implementación de las normas como el inciso b) del artículo 9º del convenio, el cual precisa que el Estado peruano deberá adoptar medidas para asegurar que los trabajadores domésticos:

“[…] b) que residen en el hogar para el que trabajan no estén obligados a permanecer en el hogar o a acompañar a miembros del hogar durante los períodos de descanso diarios y semanales o durante las vacaciones anuales; y […]”

De otro lado, el artículo 10º establece disposiciones vinculadas a las horas de trabajo, la cual también resulta de difícil concreción para trabajadoras (es) cama adentro. Así por ejemplo, el inciso 3 precisa:

“[…] 3. Los períodos durante los cuales los trabajadores domésticos no disponen libremente de su tiempo y permanecen a disposición del hogar para responder a posibles requerimientos de sus servicios deberán considerarse como horas de trabajo, en la medida en que se determine en la legislación nacional o en convenios colectivos o con arreglo a cualquier otro mecanismo acorde con la práctica nacional.”

Sobre ello, podemos preguntarnos lo siguiente: ¿Qué mecanismos de prueba del incumplimiento de lo dispuesto en tal convenio por parte del empleador? ¿Resulta válida la grabación y difusión -en el marco de un proceso judicial- de una orden dispuesta por un empleador en su hogar referido a trabajar más horas sin la debida contraprestación?

Con cargo a investigar un poco más cómo se ha abordado tal punto, sí considero que es posible usar tal medio probatorio siempre y cuando se excluya toda declaración grabada que nada tenga que ver con la controversia judicial.

Asimismo, el tratado reseñado contiene disposiciones contra las prácticas abusivas a los trabajadores domésticos contratados o colocados por agencias de empleo privadas (artículo 15º).

Es importante tomar en consideración que a este convenio (norma vinculante) le corresponde la Recomendación 201 (ver aquí) el cual es una norma de soft law y, por ello lo contenido en la misma no resulta vinculante. No obstante, como bien lo señalada la OIT, la recomendación resulta importante puesto que:

“[…] la Recomendación contiene orientaciones sobre diversas cuestiones que no se tratan en el Convenio como, por ejemplo, las políticas y programas para el desarrollo profesional de los trabajadores domésticos, el equilibrio entre la vida laboral y la vida privada, las disposiciones relativas a los datos estadísticos, y la cooperación internacional en diversos campos, en particular con respecto a la protección de los derechos de los trabajadores domésticos empleados por el personal diplomático (véase el Cuadro indicativo general). “


(Páginas 7 y 8 del “Convenio 189 y Recomendación 201 en pocas palabras”)

San Miguel, 16 de enero de 2019.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: