Derechos Humanos

Medidas cautelares a favor de Juan Gerardo Guaidó Márquez, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela

Como bien es sabido, el Estado de Venezuela se encuentra en una crisis que trasciende lo político y lo social, afectando el campo de la protección de los derechos humanos. Muestra de tal crisis lo representa el conflicto abierto que tiene tal Estado con el Sistema Interamericano de Derechos Humanos (tanto respecto a la Corte Interamericana como la Comisión, en especial con el Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro) y con los presuntos hechos vinculados a violaciones a derechos humanos de diversos personajes políticos. He de ahí que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha emitido este viernes 25 de enero una medida cautelar (ver la resolución) a favor del señor Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela. En las siguientes líneas una breve reseña y reflexión sobre lo expresado en tal resolución de la CIDH.

A. Los presuntos hechos

Es importante tomar en consideración algunos presuntos hechos que sustentaron la expedición de las medidas cautelares.

  • El señor Juan Guaidó (propuesto beneficiario de la solicitud de medidas cautelares) fue elegido Presidente de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela.
  • Tomando en consideración que el último proceso de elecciones -que permitió manternerse en la presidencia a Nicolas Maduro- se llevaron al margen de la legalidad, resulta necesario realizar nuevas elecciones en ausencia de presidente, por lo que de manera interina y transitoria el señor Guaidó ocupa tal cargo.
  • No obstante, los actos de tal Asamblea fueron declarados nulos por parte de los órganos jurisdiccionales (los cuales, bajo la lógica de la CIDH, se encuentran influenciados por el Poder Ejecutivo, con Nicolás Maduro a la cabeza).
  • Con anterioridad de la elección, el señor Guaidó recibió amenazas públicas de diversos altos funcionarios, como es el caso de Diosdado Cabello (quien fuera presidente de la Asamblea Nacional). Asimismo, en el año 2017 fue herido de bala por un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana.
  • Asimismo, un último evento desarrollado el 13 de enero de 2019 -luego de la elección del señor Guaidó como nuevo Presidente de la Asamblea Nacional- radicó en la detención del señor Guaidó por parte del Servicio Bolivariano de Inteligencia, cuya regularidad ha sido cuestionada públicamente por el propio estado. Los hechos vinculados a esta último evento pueden verlo con mayor detalle en el siguiente video.
Detención y liberación de propuesto beneficiario: Juan Guaidó.
Fuente: T13.

B. Una medida cautelar otorgada tomando en consideración el contexto

Contexto de represión de la protesta en Venezuela y de vulneración de algunos derechos humanos.
Fuente: https://www.france24.com/es/20190124-venezuela-cidh-protestas-maduro-guaido

Como bien se sabe, la CIDH emite medidas cautelares bajo sustento de lo establecido en el artículo 25º de su Reglamento. Tal dispositivo es sumamente amplio al establecer diversos elementos -como los requisitos de
gravedad, urgencia e irreparabilidad del daño- que el ente supranacional debe tomar en consideración al evaluar las solicitudes de medidas cautelares que se planteen ante él.

Asimismo, tal norma plantea en su párrafo 6 que la CIDH debe tomar en consideración el contexto, elemento que si bien no suele ser abordado por la CIDH al expedir varias de sus medidas cautelares, el mismo sí ha sido desarrollado ampliamente en el caso específico del señor Juan Guaidó.

Al respecto, como bien se puede evidenciar de la lectura de los párrafos 8 al 15 de la resolución de medidas cautelares, el elemento contextual ha sido trascendental para otorgar las medidas cautelares en el presente caso, el mismo que se evidencia de los siguientes elementos:

  • La CIDH emitió un informe sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela en el cual hizo notar de la ausencia de una real separación de poderes, existiendo una injerencia directa del Poder Ejecutivo en el Poder Judicial y de este respecto en el Legislativo, al levantar inmunidades parlamentarias.
  • Asimismo, la CIDH en tal informe evidenció una situación de represión de la protesta ante grandes movilizaciones por parte del Estado, habiéndose reportado más de cien (100) muertes, detenciones arbitrarias, así como torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes.
  • De otro lado, la CIDH ha hecho especial énfasis a otro informe (“Migración Forzada de Personas Venezolanas” ), en el cual se brindó recomendaciones al Estado de Venezuela ante la grave crisis alimentaria y de salud.
  • Adicionalmente, en la resolución materia de análisis, la CIDH ha hecho mención a exhortaciones realizadas al Estado de Venezuela, entre ellas aquellas referidas a la necesidad de que se realicen elecciones libre y justas. También se hizo especial precisión a un último comunicado de enero de 2019, con el cual el ente supranacional hizo especial acotación a la crisis institucional que afecta los derechos humanos.
  • Se hizo referencia también al no reconocimiento del régimen de Nicolás Maduro por parte del Consejo Permanente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
  • Y, finalmente, la CIDH recordó que hizo un llamado al Estado de Venezuela (el 23 de enero de 2019) para “garantizar que las movilizaciones sociales se realicen en ejercicio del derecho de reunión y manifestación pacífica y se protejan los derechos a la vida, integridad personal y a la libertad personal de todos y todas quienes se manifiesten”, no obstante en tales movilizaciones murieron al menos diez personas.

Es importante tener presente que el elemento contexto fue trascendental para otorgar las medidas cautelares, pero los argumentos fuerza no se encuentra en el párrafo reseñado sino en aquel que aborda propiamente el cumplimiento de los requisitos de gravedad, urgencia e irreparabilidad del daño.

C. Una medida cautelar tramitada de manera célere

La solicitud de medidas cautelares fue presentada ante la CIDH el 23 de enero de 2019 y, dos días después, el 25 de enero, tales medidas fueron otorgadas. Es del caso precisar que las medidas cautelares en sede supranacional no suelen ser otorgadas en unos días como en el supuesto abordado, pudiendo transcurrir algunos meses (lo cual es sustancialmente más rápido que el desarrollo del procedimiento de peticiones). En ese sentido, el trámite de la solicitud de medidas cautelares a favor del señor Guaidó fue resuelta con particular celeridad.

Para pronunciarse con rapidez, la CIDH consideró que no era necesario solicitar información al Estado de Venezuela. No obstante, el ente supranacional no motivó tal decisión, lo cual pudo ser justificada conforme a lo establecido en el párrafo 5 del artículo 25º de la CADH, por “[…] la inmediatez del daño potencial no admita demora […]”.

D. Cumplimiento de los requisitos de gravedad, urgencia e irreparabilidad del daño

Juan Guaidó, Presidente de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela
Fuente:
http://www.asambleanacional.gob.ve/noticias/_juan-guaido-juro-asumir-formalmente

Para acreditar el cumplimiento de los requisitos de gravedad, urgencia e irreparabilidad, la CIDH consideró la existencia de un contexto, no obstante se remite en este apartado a un contexto particular (ya no sobre la situación de los derechos humanos en general) referido a hechos de hostigamientos y agresiones que enfrentarían algunos miembros y líderes de la oposición política en Venezuela, lo cual había ameritado -en su oportunidad- que se expidieran diversas medidas cautelares a favor de opositores político del gobierno en Venezuela.

Sobre esto indicado, hay que tomar en cuenta que la CIDH en su argumentación unió ambos contextos (uno general de los derechos humanos en Venezuela y, el específico, referido a los opositores del oficialismo) de la siguiente manera:

23. […] El señor Guaidó se trata actualmente de la figura más visible de oposición en un contexto de gran algidez política y gran convulsión social, pues en su condición de Presidente de la Asamblea Nacional habría juramentado ser presidente “encargado” teniendo una función catalizadora en el movimiento opositor y con un sector de la sociedad venezolana. […]

24. Lo anterior ha llevado a la movilización de miles de personas en las calles de Venezuela, donde ya se han producido hechos de violencia (vid supra párr.15). Asimismo, en el seno de la OEA y en la comunidad internacional, se discute la situación actual de Venezuela. En tal escenario, la Comisión nota que los elementos aportados inmersos en el escenario político actual demuestran un contexto excepcional de alta tensión en donde habrían sectores políticamente divididos en torno a las actuaciones que han sido realizadas precisamente en relación con la situación del propuesto beneficiario.

CIDH, Resolución de Medidas Cautelares a favor del señor Juan Guaidó.

Por otro lado, la CIDH también consideró tales contextos en relación con el caso específico del señor Juan Guaidó, poniendo especial énfasis a la detención realizada en perjuicio del propuesto beneficiario, el 13 de enero de 2019:

28. Al momento de valorar el evento informado, la Comisión toma nota en primer lugar que la detención habría ocurrido en medio de una vía pública a plena luz del día, sin que el propuesto beneficiario contara con algún esquema de protección que impidiera que fuera sustraído de su vehículo. En segundo lugar, autoridades del Estado han reconocido que la privación de la libertad del propuesto beneficiario fue “ilegitima” por parte de agentes estatales, desconociéndose hasta la fecha que existiera una razón formal para detenerlo. La Comisión observa la seriedad de la situación informada, en vista de que luego de la privación de la libertad en las circunstancias indicadas, durante su detención no se conoció el paradero del propuesto beneficiario. En tercer lugar, si bien a través de los pronunciamientos oficiales y del Tribunal Supremo se reiteró que lo ocurrido fue una actuación unilateral de tales funcionarios, una situación distinta podría sugerirse de la declaración de la Ministra del Poder Popular para el Servicio Penitenciario, quien en su cuenta oficial de twitter, indicó que habría una celda preparada para el propuesto beneficiario.


CIDH, Resolución de Medidas Cautelares a favor del señor Juan Guaidó.

Asimismo, el ente supranacional también tomó en consideración que el Estado de Venezuela realizó medidas contra los funcionarios implicados en la arbitraria detención (como la determinación de la prisión preventiva en contra de ellos), no obstante ello no fue suficiente para denegar la solicitud de medidas cautelares al encontrarse el señor Guaidó en una situación de especial vulnerabilidad:

29. Si bien la Comisión reconoce que de manera inmediata se habrían adoptado medidas para investigar y sancionar a los responsables, la Comisión considera que los elementos mencionados reflejan la condición de vulnerabilidad en que se habría encontrado o podría encontrarse actualmente el propuesto beneficiario ante un nuevo evento como el ocurrido, donde sus derechos se habrían encontrado expuestos bajo la custodia de agentes del Estado, en el marco de una actuación que se ha calificado por autoridades de “irregular”. De hecho, sin entrar a realizar consideraciones sobre las motivaciones que habría tenido tal detención, en sí mismo representa especial preocupación que un grupo de agentes del SEBIN hubiesen planificado y logrado la detención del propuesto beneficiario en tales circunstancias. Dado el perfil que tiene el señor Guaido dentro de la oposición en el presente momento, la Comisión considera que enfrentaría una mayor situación de vulnerabilidad o posible blanco de ataques, según los antecedentes contextuales analizados.


CIDH, Resolución de Medidas Cautelares a favor del señor Juan Guaidó.

Tomando en cuenta todo lo anteriormente señalado, la CIDH consideró que con la solicitud de medidas cautelares se acreditó el cumplimiento del requisito de urgencia:

30. En vista de todo lo anterior, la Comisión observa que en el contexto excepcional que atraviesa el Estado y dadas las circunstancias específicas del propuesto beneficiario, una evaluación integral del asunto permite considerar desde el estándar prima facie aplicable que los derechos a la vida e integridad del señor Juan Gerardo Guaidó se encuentran en una situación de riesgo, estando cumplido el requisito de gravedad. Teniendo en cuenta los elementos de riesgo expuestos, la Comisión considera que dicha situación se extiende también a los integrantes de su núcleo familiar.


CIDH, Resolución de Medidas Cautelares a favor del señor Juan Guaidó.

En efecto, si bien considero que la CIDH suele no argumentar debidamente la existencia de un riesgo inminente (en un próxima entrada desarrollaré más este punto) en esta oportunidad lo ha hecho de manera mucho más nutrida que en otras oportunidades, sobre todo en lo que concierne a la acreditación del contexto que se encuentra ampliamente documentado en la resolución de medidas cautelares. Considero que en este caso en particular ha sido fundamental argumentación referida tal elemento.

Sin perjuicio de ello considero que resulta sumamente importante, que el futuro se tome especial atención a la respuesta que brinde el Estado de Venezuela a propósito de la evaluación de la posibilidad de levantar las medidas cautelares otorgadas a favor del señor Guaidó, toda vez que se tendrá más elementos sobre la real situación de los derechos humanos en Venezuela y, es pecífico, respecto al señor Guaidó, quien ha sido reconocido como presidente de la República Bolivariana de Venezuela por parte de diversos países, entre ellos el Perú.

Finalmente, en lo que concierne al cumplimiento de los requisitos de gravedad e irreparabilidad, la CIDH precisó:

31. En cuanto al requisito de urgencia, la Comisión considera que en vista de los eventos de riesgo informados y la agudización de la crisis política en el Estado de Venezuela que podrían llevar a exacerbar la situación de riesgo, se requiere de forma inmediata la adopción de medidas para proteger los derechos del propuesto beneficiario frente a la inminente posibilidad de que sean afectados.

32. Finalmente, en cuanto al requisito de irreparabilidad, la Comisión considera que se encuentra cumplido, ya que la posible afectación a los derechos a la vida e integridad personal constituyen la máxima situación de irreparabilidad.


CIDH, Resolución de Medidas Cautelares a favor del señor Juan Guaidó.

Sobre lo señalado, hay que acotar que lo indicado en el párrafo 32 suele ser repetido por la CIDH en varias de sus resoluciones sobre medidas cautelares, sugiriendo -de manera implícita- que la situación cumple con el requisito de irreparabilidad siempre que se vincule a una amenaza a los derechos a la integridad personal y/o vida.

San Miguel, 28 de enero de 2019.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: