Constitucional

La evolución del Estado según Hermann Heller (2 de 2)

Sumilla: En la presente nota se aborda lo desarrollado por Hermann Heller en lo que respecta a las diferencias entre las organizaciones medieval, estamental y estatal.

4. Diferencias entre las organizaciones medieval, estamental y la estatal

Las poliarquías mostraron una organización intermitente y poco estable, a diferencia del Estado que mantenía competencias más estables y eficientes en relación con las organizaciones predecesoras. En ese sentido, el Estado contaba con (i) un Ejército permanente y (ii) un orden jurídico unitario, que funcionaba bajo el principio de jerarquía de los funcionarios, imponiéndose a los demás súbditos el deber de obediencia.

Photo by Pixabay on Pexels.com

A. El Ejército permanente

Ello pudo concretarse por algunos factores, entre ellos la variación de las necesidades de determinadas armas en las guerras y la economía. Al respecto, los señores feudales tenían un gran poder dentro de un determinado territorio gracias a su capacidad económica, lo que le permitía tener ejércitos, armas y caballería. No obstante, las organizaciones estamentales se fueron debilitando porque las guerras ya no se desarrollaban tanto con caballería como sí por las armas de fuego portátiles de infantería y los cañones. Por ello se evidenció la necesidad política de crear un Ejército permanente, con un sistema de gestión de finanzas de la misma naturaleza (págs. 171 y 172).

B. Un orden jurídico unitario

Esto evidenció que la capacidad de organización del Estado resultó ser mucho más eficiente y eficaz, lo cual se logró -entre otras cosas- por el principio de jerarquía autoridad, con competencias claramente delimitadas, con funcionarios especializados, nombrados por el superior y con un ingreso fijo, lo que dio lugar a la burocracia (págs. 173 y 174).

Esta burocracia eliminó la mediatización feudal del poder y estableció vínculos del súbdito con carácter general y unitario, lo que permitió al Estado presencia nacional, pudiendo ejecutar un plan sobre su población (174).

A diferencia de la organización estamental, en la que los señores territoriales tenían bienes de los que se valían los gobernantes, con el Estado los miembros de la administración (ni el soberano) no tienen propiedad de los medios administrativos, siendo excluidos del aprovechamiento privado de los bienes públicos obtenidos por los impuestos y las regalías (pág. 174).

Uno de los logros principales que permitió la consolidación de esta nueva organización se evidencia con la decisión de los estamentos -ya debilitados en el siglo XV- a dar su aprobación para el establecimiento de impuestos generales y aplicables a todos los súbditos. He de ahí que los señores territoriales trataron de cooperar en la Asamblea a favor de sus intereses, lo que les obligó a procurar dar validez al principio de las mayorías en el siglo XVI. Desde entonces, los príncipes consiguen llenar por completo la base económica estatal y establecer impuestos sin contar con la aprobación de los estamentos siendo un elemento económico fundamental para el nacimiento del Estado moderno (pág. 174).

Adicionalmente, el Estado promovía el funcionamiento de una economía mercantilista sin perjuicio del funcionamiento de una economía fuerte de guerra.

Otro de los logros del Estado el que centraliza y el derecho con una codificación de las normas aplicables a la población como es el caso de la experiencia romano – germánica, permitiendo la predictibilidad en la aplicación del Derecho a favor de la población (pág. 176).

Hay que tomar en cuenta que la centralización del poder estatal se dio sobre todo en el marco de las monarquías europeas, siendo necesaria el establecimiento de una norma que establezca las bases de su funcionamiento, originando las constituciones, siendo uno de sus precursores el Instrumen of gooverment de Cromwell de 1653 (pág. 178).

Pero definitivamente no se puede comprender que estas constituciones sometían el poder de las clases altas por el contrario perpetuaban la misma permitiendo someter su poder sobre el pueblo con contadas excepciones (pág. 179).

C. Permanencia de los grupos de poder en el Estado

En el actuar del Estado, las fuerzas económicas no dejan de influir en el gobierno, ejerciendo también diversas presiones teniendo capital que le permite dirigir la opinión pública de modo indirecto valiéndose de la caja de los partidos y de los periódicos, de la radio y otros muchos medios con lo cual tienen un enorme poder político pero también pueden ejercer un influjo político directo presionando a través del financiamiento de la acción directa de las fuerzas de choque de carácter político – militar y mediante sus grandes relaciones internacionales (págs. 179 y 180).

Heller, luego del desarrollo histórico que realiza, concluye que esta separación del mando político y el económico constituye el estado de tensión característico de la situación presente de la democracia capitalista (1933) (pág. 181).

Trabajo citado

Heller, H. (2017). Teoría del Estado (Octava reinpresión de la Segunda Edición en español ed.). Ciudad de México: Fondo de Cultura Económica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: